Si copias algo, citame!

06 enero 2013

Lo que entendí de lo que me explicó el médico de mi operación de rodilla

Bueno, el título explica un poco. A mediados de febrero me operarían de la rodilla izquierda, que se me hizo pelota haciendo un salto con giro de 360º.

dibujo general
 No sé prácticamente nada de anatomía, como se imaginarán, así que de lo que recuerdo que me dijo el médico ésto es lo que me quedó.



Éste es el dibujito general, y yo recorté parte a parte.



 











Esta operación la llamó "a la carta": el médico tiene un diagnóstico, pero hasta que no abra la rodilla no puede saber exactamente con qué se encontrará, qué nivel de daño tienen los ligamentos lesionados.


 Y para poder "chusmear" cómo está todo por dentro, hace dos pequeñas incisiones, una para meter una fibra óptica con una cámara, y la otra para reparar el ligamento cruzado anterior. 

 


Y ya que estamos...




se fija si la terminación del poplíteo está OK, o también hay que repararlo. Cuando me lo mencionó no tenia idea de qué era, pero averigué que el poplíteo es el músculo que atraviesa por atrás de la rodilla, cruzándola.

Para reparar el ligamento lateral externo, se hace una incisión en el costado de la rodilla, en forma de medialuna. Ahí se ven las terminaciones de los huesos: el fémur arriba, y la tibia y el peroné abajo. La idea es hacer dos agujeros, uno en el fémur y otro en la tibia, y poner dos tornillitos (que no son de metal, son de un material que supuestamente se degrada). En los tornillos se afirmará el ligamento. 
El ligamento sale de uno de los tornillos, pasa por el otro y vuelve, y es engrampado para terminar.

Ahora viene lo más interesante: ¿de donde sale ese ligamento que va y viene? Bueno, lo "tomamos prestado" de mi rodilla sana.
Y si bien ese ligamento, al sacarlo de donde estaba, pasa a ser tejido muerto, se usa la vaina del ligamento roto para colocarlo. Esa vaina, que seguramente también está hecha flecos, ayuda porque está vascularizada. Es decir, que por más que esté un poco dañada, tiene irrigación sanguínea y por tanto ayuda a que todo sane más rápido.

Ahí no termina todo. Porque antes de cerrar la herida, me ponen un menjunje de plaquetas. Sí, tiene un nombre muy bonito, que no me acuerdo. Es que me van a sacar sangre, la van a centrifugar, y me van a poner la parte más rica en plaquetas para que cicatrice más rapido. ¿Qué tul? 

Y después de todo esto, un poco de reposo, y ¡paciencia! Rehabilitación de nuevo.

Lo bueno es que en el centro de rehabilitacion donde estoy yendo no me hacen sufrir. No utilizan la filosofía del "no pain, no gain". En consonancia con la opinión del médico: el dolor es el límite. Porque si hay dolor, el efecto es adverso...

Así que bueno, en marcha estamos.

1 comentario:

Carlos Daniel J. Vázquez dijo...

En la rodilla derecha tengo dos grandes tajos, de cuando las cosas se hacían abriendo de verdad.
Es completamente bancable, ya llevo treinta años operado.

Tiene sus contras, claro, pero ahora la cosa cambió tanto que es ¡una boludez!