Si copias algo, citame!

12 septiembre 2006

¡Quiero ser una osa!


Oh, Dios...
Se viene el verano y noto (año tras año lo noto más) ese salvavidas construído con la ingesta de chocolate y otras delicias que uno se da el gusto en invierno.

¡Quiero ser un oso!

Los osos en otoño comen como desaforados, y engordan a propósito. Se dan el lujo de crear una verdadera reserva de energía....

Y ahí viene lo mejor: en invierno, esa odiosa estación de frío y días cortos, ventosos y grises, los tipos DUERMEN!!!

Luego, con la llegada de la Primavera, despiertan flaquitos (eso sí, un poco flácidos), ¡y se dedican a comer y aparearse!

¿Algo para agregar? Realmente son lo más.

3 comentarios:

David dijo...

Si no fuese por todo ese pelo que tienen..., pero lo de aparearse sin parar, a eso me apunto, jajaja.

Anónimo dijo...

Hola Juana, david es amigo tuyo? eso si, espero que no sea tu jefe porque tu novio se va a poner celoso. Queria decirte (no se si este es el espacio correcto) que me encanta tu blog y me gustaria tener la seguridad o libertad que tenes vos para escribir un blog con cosas mias.

J()§hØ dijo...

Holas!

Volví, si, despues de tanto tiempo :D

Buena la observación sobre los osos, pero pensemos por otro lado, que son blanco de los cazadores en todo el mundo.

qué linda foto!

es de la National Geographic, la tengo en una revista :)

Saludos.